Seleccionar página

Si tienes un negocio online, ya sea un e-commerce o una página web en la que vendas tus productos o servicios, seguramente habrás escuchado hablar muchas veces del manido ‘posicionamiento’. Pero, ¿tienes claro qué es? ¿Existe solo el posicionamiento online? ¿Es gratis o de pago? Lo analizamos.

El posicionamiento es uno de los aspectos fundamentales que tiene que tener en cuenta una empresa si quiere potenciar su negocio, no solo en Internet sino también en el mundo offline. En términos generales, el posicionamiento de una empresa es la ‘posición’ que ocupa ésta en la mente del consumidor. Cuanto más conocida sea una empresa fuera de Internet, más posibilidades de éxito tendrá de cara al comercio electrónico.

En el proceso de posicionar una marca en Internet influyen las acciones que realice la empresa y, también, el público objetivo al que se dirija la comunicación corporativa de la empresa. Hay que despertar el interés del público con campañas que capten la atención de los consumidores y los atraigan hacia la marca. Estas campañas pueden basarse en redes sociales, contenidos web, medios de comunicación (online u offline), publicidad en Internet, etc.

Estos son los aspectos fundamentales que hay que tener en cuenta para conseguir un buen posicionamiento en la mente del consumidor:

La identidad es el reflejo de qué es la marca en realidad, para lo que hay que realizar un análisis interno. El marketing vendría a significar qué quiere comunicar la empresa a sus potenciales clientes. Y la imagen percibida es cómo ven los consumidores a la empresa.

Cómo se fija el posicionamiento de una empresa

Para fijar adecuadamente el posicionamiento de una empresa en la mente de los consumidores es necesario planificar y seguir una estrategia. Básicamente esta estrategia se divide en tres fases:

Fase 1. Posicionamiento analítico

Lo primero que hay que hacer es analizar, internamente, la identidad corporativa, misión, cultura, visión, objetivos, resultados y productos y servicios que ofrezca la empresa.

Externamente, es necesario estudiar la imagen corporativa de la empresa y de su competencia, y los valores o acciones más exitosas según los clientes. Así se puede obtener una imagen aproximada del posicionamiento ideal para la empresa, del estado actual del mismo y de la posición que se ocupa respecto a la competencia en la mente de los potenciales clientes.

Fase 2. Posicionamiento estratégico

Seguidamente será el momento de desarrollar los objetivos que se deban poner en marcha, trazando una estrategia de comunicación y marketing enfocada a su consecución.

Fase 3. Control

En esta tercera y última fase es fundamental medir los resultados de las acciones de comunicación y marketing, analizando otra vez la identidad corporativa y la imagen que se proyecte en la mente de los consumidores. Así, se podrá analizar lo que se haya ido haciendo y potenciar aciertos o corregir errores.

Qué tipos de posicionamiento existen

A nivel empresarial hay varios tipos de posicionamiento. Vamos a resumir en qué consisten los principales:

Posicionamiento SEO

El posicionamiento SEO es el más utilizado para posicionar una empresa en Internet. Se trata de una serie de técnicas enfocadas a conseguir que una página web salga en las primeras posiciones de las búsquedas hechas por los usuarios en los principales buscadores, especialmente Google.

Posicionamiento SEM

Es la creación de campañas de publicidad en las principales plataformas publicitarias online, como Google Ads, Facebook Ads, Twitter, Ads o Instagram Ads. El objetivo, aquí, es conseguir que el mayor número posible de potenciales clientes hagan clics en los anuncios creados por la empresa, y que estos clics se transformen en las acciones que quiera la empresa, fundamentalmente en ventas.

Posicionamiento por características

Se trata de potenciar los atributos de los productos y servicios que ofrece la empresa, a través de diversas acciones de marketing digital.

Posicionamiento por diferenciación

Básicamente este tipo de posicionamiento consiste en crear una imagen de marca diferente a la de la competencia.

Posicionamiento por precio

Si el precio es algo muy significativo en el producto o servicio que venda la empresa, el enfoque de las campañas de marketing que se lancen puede centrarse en él para posicionar su imagen en la mente de los potenciales clientes. Una empresa que busca posicionarse por precio es, por ejemplo, Lidl, con su lema ‘la calidad no es cara’.

Posicionamiento por hábitos

Algunas empresas centran su imagen corporativa en los hábitos o comportamientos de los consumidores a los que van destinadas. Un claro ejemplo de ello sería, por ejemplo, Coca-Cola, que suele apelar a las emociones en sus campañas.

Posicionamiento geográfico

El arraigo a una ciudad, una comunidad autónoma o un país es utilizado por algunas empresas para diferenciarse de la competencia. Un claro ejemplo sería, por ejemplo, Central Lechera Asturiana.

Posicionamiento por calidad

Algunas empresas buscan distinguirse de la competencia dándole mucha relevancia a la calidad de sus productos.

Posicionamiento web: el gran aliado de las empresas

Para realizar acciones que permitan a una tienda online ganar visibilidad en Internet es preciso que ésta esté bien posicionada en los principales buscadores, especialmente en Google. Esto es lo que se llama, como decíamos anteriormente, posicionamiento SEO. Si no se logra aparecer en las primeras 3 posiciones de los resultados de búsqueda, es como si la empresa no existiera para el potencial cliente.

Cuando un usuario hace una búsqueda en un buscador como Google, obtiene principalmente cuatro tipos de resultados:

  1. Resultados de pago: Se destacan empresas que pagan a Google para aparecer en las primeras posiciones.
  2. Resultados locales: Aparece información sobre empresas situadas en el mismo espacio geográfico en el que está la persona que hace la búsqueda. Por eso es fundamental trabajar bien el ‘posicionamiento local’, para que los buscadores entiendan bien dónde se encuentra físicamente el negocio.
  3. Resultados de Google Shopping. Aparece una selección de los productos a la venta en la plataforma de comercio electrónico de Google.
  4. Resultados orgánicos. Salen las webs relacionadas con la búsqueda hecha por el usuario que mejor posicionamiento SEO tienen. Aparecer en los primeros resultados de esta zona se consigue trabajando bien el SEO de la web: estructura, textos, imágenes,…

Como vemos, posicionar adecuadamente a una empresa en Internet es una tarea dura, pero con la que se consiguen grandes resultados. En ComuniCrece somos especialistas en potenciar el posicionamiento de las pymes y autónomos en la mente de los consumidores. ¿Quieres que ayudemos a tu empresa a conseguir sus objetivos? Si es así, contacta con nosotros ahora.

Quiero mejorar mi Comunicación

Los campos marcados con * son obligatorios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿QUIERES AUMENTAR TUS VENTAS?

Suscríbete y comienza a recibir, TOTALMENTE GRATIS, consejos para impulsar el marketing de tu negocio y aumentar tu facturación mensual.

He leído y acepto la Política de Privacidad

Holler Box